El Entrenamiento de Transiciones en Triatlón: Una Propuesta (y II)

Pero ¿entrenamos transiciones o no?

Para responder a esta pregunta, hemos de tener en cuenta tres  premisas importantes:

1.- Probabilidades de lesión. Las fases de transición, sobre todo, la que  hace el intercambio de la bicicleta a la carrera tienen bastante riesgo de lesión. En esta fase, la inhabilidad de disipar las fuerza de carga del aparato locomotor por las caderas más bajas pueden favorecer las transmisiones de estrés a la región sacro-lumbar(1) y a las rodillas(2-5) .El cambio de contracción muscular de concéntrica a excéntrica y de las fases sin carga del ciclismo al estado de carga de la carrera es extremadamente delicado(6). Los triatletas son, por lo tanto, más susceptible de lesionarse la zona baja de la espalda y dolor de rodillas durante el primer kilómetro de carrera justo posterior a la T2. Igualmente esta misma transición incrementa el estrés y la fricción de la banda iliotibial. Algunos autores(12), no obstante, plantean que realmente no hay fricción de la cintilla sobre el epicóndilo, más bien se comprimen estructuras muy inervadas producidas por una flexión repetitiva de 20-30º debido a una alineación defectuosa varo-valgo y sobre-solicitación de la musculatura asociada (tensor fascia lata). Desde este punto de vista debemos plantearnos el trabajo y volumen de este tipo de entrenamientos, máxime si los agudizamos con entrenamientos generales o específicos en los mismos tipos de contracciones que producen la lesión.

Banda 1Banda 2

Otros autores(9) encuentran menos problemas lesivos en la primera transición, aunque puedan aparecer variables que influyen en el rendimiento, como factores que afectan al equilibrio, respiración y circulación.

2.- Porcentaje con respecto al total de prueba. Si analizamos el porcentaje de tiempo que necesitamos para realizar las transiciones en relación al tiempo total de la prueba e incluso el porcentaje de ganancia de tiempo en relación al total, podemos valorar la necesidad de este tipo de entrenamiento atendiendo al punto anterior.

3.- El nivel de los deportistas. Cada vez hay más deportistas que se plantean retos o simplemente acabar triatlones de diferentes distancias ( ver entrenamiento de rendimiento para master). Para ellos muchas veces la competición es la justificación de la necesidad de  entrenar y un fin social en sí mismo. Analizando los puntos anteriores, si te encuentras en este caso, la necesidad de entrenar las transiciones va descendiendo paulatinamente.

Por otro lado, si el nivel de los deportistas es muy alto, pequeñas variaciones en las transiciones podrían producir cambios significativos en la clasificación total, máxime en los eventos de distancias cortas.

Foto 2

Cuándo entrenamos las transiciones

Hemos de tener en consideración, visto todo lo anterior, que dentro de las formas de entrenamiento, existe la posibilidad de realizar sesiones complejas por medio de series combinadas. Para este tipo de series  pueden realizar entrenamientos de la siguiente forma:

a)      Combinando una sesión de bicicleta con una de carrera (ladrillos[i]), con la intención de aumentar la intensidad del entrenamiento, reforzar la resistencia aeróbica (aumentando los volúmenes de un determinado sistemas de potencia), la resistencia muscular o la fuerza en las subidas(10) . Un trabajo de este tipo podría ser por ejemplo una primera sesión de 100 kms de bicicleta (con las características propias del entrenamiento diseñado)/20’ descanso + 12 kms carrera (con características diseñadas)

b)      Sesiones de múltiples capacidades, intentando entrenar o combinar sesiones de resistencia o resistencia muscular con fuerza, la resistencia anaeróbica o la potencia(10) . Un ejemplo de este trabajo podría 5 x 500 metros nado en mar con salida corriendo hasta 15 metros en la arena (con las características propias del entrenamiento diseñado).

c)       Simular la competición (sobre todo para distancias Ironman) en un día concreto(10).

Este mismo autor(10) , en este tipo de trabajos recomienda la separación e incluso los descansos entre cada disciplina. Es evidente la descarga de glucógeno que producen y es necesario planificar debidamente la fase de recuperación de estas sesiones. Debemos tener en cuenta que este tipo de sesiones no son consideradas entrenamiento de transiciones.

Por otro lado independientemente del tipo de planificación, y atendiendo a las fases directas e indirectas de la planificación(11), podemos estar hablando de entrenamientos de ritmo de competición (incluidas todas las disciplinas) que en algún momento van desde la sobre-distancias, hasta las sub-distancias  divididas en partes  proporcionales según el momento de  planificación. En este tipo de entrenamientos de ritmo o competiciones sobre otro tipo de distancias, con el fin de evaluar diferentes parámetros, podemos focalizar la atención en las transiciones, pero tampoco sería considerado como un entrenamiento de las  mismas.

Atendiendo a todo lo anterior, proponemos  el entrenamiento de las transiciones, en caso que se considere necesario, según la siguiente tabla:

Sistema Estimulado

General

Específico

competitivo

Indirecto Directo Indirecto Directo Indirecto Directo
Ritmo transición Ritmo resistencia Series rotas/sim Ritmo compet [ii] Competición
Distancias Sobredistancia Subdistancia Subdistancia Real

 

Deberemos poner especial atención a los entrenamientos de condición física basada en fuerza o potencia (general o específica) y los descansos entre los entrenamientos de ritmo y los de condición física para evitar sobrecargas de determinados grupos musculares según los tipos de contracciones, que además nos impidan mantener los ritmos adecuados.

Foto 1

Citas bibliográficas

(1). Woloshin M,Worsk J, Brull M. Force wave transmission trough the human locomotor system. J Biomech Eng. 1981; 103:48-50.

(2). Migliorini S, Aglieri S, Roi GS, Verza P. Modificazioni cardiovascolari e biochimiche dopo una gara di triathlon corto. Med Sport. 1991; 44(1):29-33.

(3). Migliorini S, Merlo M. Le sindrome trochanterien chez les triathletes. IV Rencontre Medical

de Triathlon. Baraluc Les Bains (France). 1999, June 5.

(4). Migliorini S, Merlo M. Ileotibial band syndrome in triathletes. IV Isakos Congress. Auckland (NZ). 2003, March 10-14.

(5). Migliorini S, Merlo M. Tarsal tunnel syndrome in runners. 2° EFOST, Monaco. 2003, May 1-3.

(6). Migliorini, S. (2011). Risk factors and injury mechanism in Triathlon. Journal of Human Sport & Exercise, 6(2).

(7). Navarro, F., Arellano, R., Carnero, C., & Gosálvez, M. (1990). Natación. Madrid: Comité Olímpico Español.  Pag 116

(8). Navarro F, Oca A. (2011). Entrenamiento físico en natación. Madrid. Cultivalibros. Pag 354

(9). Ortega Diez J (2013). Análisis de las Transiciones en el Triatlón: La T.1. PubliCE Lite.
http://g-se.com/es/org/f-ahumada-entrenamiento-o/articulos/analisis-de-las-transiciones-en-el-triatlon-la-t.1-1606 . pag 4

(10). Friel, J. (2004). The triathlete’s training bible. VeloPress. Pag 144 y 165

(11). Armentano L (1998). Preparación directa-indirecta para jóvenes talentos. Apuntes clase

(12). García H. (2013). Anatomía funcional al ejercicio correctivo: la rodilla. Apuntes de clase.

 


[i] Ladrillos. Terminología utilizada por Friel (10), para este tipo de combinaciones de series

[ii] Ritmo competición, prueba o entrenamiento (11),  de una distancia menor a la competición con atención polarizada  a los aspectos de interés relativos al entrenamiento del ritmo (en este caso las transiciones)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *