Factores de Riesgo y Mecanismos de Lesión en Triatlón

El triatlón se sigue  perfilando como uno de los deportes de moda. El aumento de licencias sigue siendo progresivo, sobre todo desde que se convirtió en deporte Olímpico en Sidney 2000. Del mismo modo continúan  apareciendo deportistas de una u otra disciplina que se plantean hacer un triatlón como retos sucesivos en diferentes distancias (ser finisher), buscando nuevas experiencias. 

Según el autor del que comentamos el artículo (Migliorini, 2011), si partimos de la base que el triatlón  es una combinación de tres disciplinas diferentes (natación, bicicleta y triatlón), el  entrenamiento permite la reducción de lesiones por sobreuso comparadas con los que practican atletismo únicamente.  Nosotros añadiríamos que es probable que pase lo mismo con el resto de disciplinas si se entrenasen por separado, aunque no habría que descartar el aumento de los volúmenes de entrenamiento absolutos, al tratarse igualmente de tres disciplinas diferentes. En esta  misma línea, un aumento drástico de volumen para igualar y equiparar el entrenamiento de las tres disciplinas en los principiantes que vienen de alguna disciplina en concreto, máxime cuando no se domina o no se necesita para generar adaptaciones,  puede dar igualmente problemas por sobreuso.

La alternancia de las tres disciplinas, las diferentes distancias de carrera, las condiciones climatológicas de algunas competiciones, las técnicas de entrenamiento, o las mejores compensaciones musculares son las causas por las cuales el triatlón puede ser considerado un buen  deporte para realizar estudios de resistencia que incluyen fisiología, traumatología, biomecánica y entrenamiento técnico[a].

La intención es entender e identificar los riesgos para minimizar los problemas y mejorar y adaptar los entrenamientos  a formas más seguras. Desde este punto de vista, en este artículo se pondrá especial atención a la relación de lesiones con respecto a las características biomecánicas de la disciplina.

Lesiones agudas

 Las lesiones agudas son relativamente raras en triatlón, aparte de las lesiones traumáticas durante entrenamiento (caídas, accidentes de tráfico….) y no se va a poner especial atención en este artículo. Este tipo de lesiones se corresponden con un 15-20% de las totales contabilizadas, partiendo de la base que los autores consideran el resto como lesiones por sobreuso.

Gemelo

Lesiones por sobreuso

Según el autor el 80-85% de las lesiones en triatlón son expresión de un sobreuso funcional, tanto es así que afectan habitualmente a uno de cada tres triatletas, entendemos que en algún momento de sus carreras deportivas.  El autor no distingue entre deportistas de élite y amateurs. De hecho los estudios consultados por el autor para este artículo (Massimino et al, 1988; O´Toole et al, 1987; Wilk et al, 1995), tratan de estudios de deportistas de élite y  recreacionales. Pensamos que puede haber diferencias, pero nuestro enfoque y consejos van más orientados hacia atletas amateurs porque los de élite o profesionales ya tienen probablemente suficiente personal cualificado que les guía.

Las zonas más comunes de lesión son las piernas y los tobillos, las rodillas, la espalda, los muslos y los hombros(1) . En este sentido, hay estudios que demuestran  que los triatletas tienen un índice de lesión del 75% a lo largo de su vida deportiva, aunque el índice de lesiones de los que entrenan competiciones de distancia Ironman es de un 91%(1) .

El punto crítico de lesión es la unión músculo tendinosa, y se calcula que hasta el 80% de todas las lesiones de carrera se deben a la debilidad, desequilibrios musculares o falta de flexibilidad. El entrenamiento adecuado de la fuerza y los estiramientos apropiados pueden evitar este tipo de  problemas (1) .

La incidencia de lesiones por sobreuso en triatletas es menor que en corredores, pero mayores que las encontradas en ciclistas y nadadores (Levi et al, 1986 cit en este artículo), debido a una redistribución del estrés articular sobre otras partes del cuerpo y al correcto balance muscular[b] como razones para la reducción de lesiones de este tipo (O´Toole et al, 1987, cit por el autor).

 Teniendo en cuenta lo anterior, según nuestra opinión, estos datos nos pueden ayudar a planificar una distribución de disciplinas y volúmenes a lo largo de una temporada, con el fin de prevenir lesiones. Es decir deberíamos entrenar más las disciplinas menos lesivas, redistribuir los volúmenes de las más lesivas (entrenando en menor medida o en sesiones más cortas, pero más numerosas) y, sobre todo, más cerca de la competición.

Piernas

En los triatlones de distancias más cortas, la incidencia de lesiones fue sustancialmente menor que en las distancias largas. Desde este punto de vista pensamos que sería de interés obtener más datos sobre estas distancias para poder diferenciar si el aumento de lesiones es por la competición en sí, o por los volúmenes manejados-por tanto mayor sobreuso- para afrontar las competiciones más largas con garantías de éxito. La diferencia estaría en que muchas veces las distancias menores se utilizan como entrenamiento de distancias más largas (por tanto serían los mismos triatletas los que se lesionan menos en distancias más cortas),  o se participa indiscriminadamente en todo tipo de distancias y competiciones, llegando a las distancias más largas más propenso a lesiones por sobreuso.

Los triatletas de mayor riesgo son los antiguos nadadores y ciclistas carentes de elasticidad muscular  y experiencia  (y técnica adecuada, incluimos nosotros) que se enfrentan a la carrera. Una expresión de este problema es la alta tasa de lesiones (51%) que aparecen en el primer año de práctica de triatlón, siendo de mayor proporción en carrera, seguido de ciclismo y por último en natación (Collins et al, 1989, cit por el autor).

Los primeros (ciclismo y carrera) podrían producir estrés acumulativo en zona baja de espalda (Massimino et al, 1988, cit por al autor).

Según el autor, las principales causas de lesiones en carrera aplicada a triatlón  serían errores técnicos, factores anatómicos, biomecánica de cada una de las disciplinas, entrenamiento de superficie, zapatillas y equipamientos deportivos y  transiciones.

Los corredores con experiencia, por su parte, suelen tener problemas de rodilla, espalda baja y tibia-peroné. Los primeros están asociados con desviaciones en ángulo Q  y flexores de cadera respectivamente(2) .

ángulo Q

Transición bicicleta-carrera (T2)

Esta fase es generalmente en la que el gran nivel de entrenamiento de los atletas de elite puede ser comparado con los de medio nivel, apoyándonos en el menor cansancio muscular, menor energía gastada y por la inmediata reorganización de una correcta mecánica de carrera (Millet et al, 2000, cit por el autor).

En esta fase, la inhabilidad de disipar las fuerzas de carga del aparato locomotor por tener las caderas más bajas, pueden favorecer las transmisiones de estrés a la región sacro-lumbar (Woloshin et al 1981, cit por el autor) y a las rodillas (Migliorini, 1991, 2000, 2003, cit por el autor). El cambio de contracción muscular concéntrica a excéntrica y de las fases sin carga del ciclismo al estado de carga de la carrera es extremadamente delicado (Migliorini, cit por el autor).Por eso habría que entrenarlo por separado en la mayoría de las ocasiones (según el momento de la temporada).

Luis

Los triatletas son, por  tanto, más susceptible de sufrir lesiones en la zona baja de la espalda y dolor de rodillas durante el primer kilómetro de carrera justo posterior a laT2.

Además, para mantener una correcta posición en bicicleta, es necesario  generar una óptima fuerza en pedales, por medio de una relativa posición flexionada de la espina sacro-lumbar. La posición de sentado por un largo período de tiempo incrementa la presión intradiscal, predisponiendo a dolores en zona baja de espalda, por eso recomendamos una correcta posición  biomecánica en la bicicleta.

Por otro lado, este tipo de trabajos y los entrenamientos de transiciones pueden producir lesiones, así que sería conveniente entrenar adecuadamente estas fases.

Lesiones por sobreuso en tendones

Según el autor, las mayores  lesiones por sobreuso ocurren en zona baja de extremidades. El síndrome banda iliotibial es más común en los grupos de edad, mientras que las lesiones en tendón de Aquiles suelen ser más comunes en los atletas de élite.

Sin embargo, otros estudios encuentran que el primer tipo de lesiones (Síndrome de banda iliotibial) se dan, no sólo en  jóvenes, sino además,   en corredores (3) , y en ciclistas recreacionale (4) e incluso profesionales(5) . Este síndrome(11) se produce porque se  comprimen estructuras muy inervadas producidas por una flexión repetitiva de 20-30º debido a una alineación defectuosa varo-valgo y sobre-solicitación de la musculatura asociada (tensor fascia lata). Desde este punto de vista debemos plantearnos el trabajo y volumen de este tipo de entrenamientos, máxime si los agudizamos con entrenamientos generales o específicos en los mismos tipos de contracciones que producen la lesión.

Con respecto a las lesiones en tendón de Aquiles en atletismo pueden ser causadas por un  aumento súbito en las distancias de entrenamiento; demasiadas sesiones de velocidad, especialmente si se realizan sobre los dedos de los pies; un repentino retorno a entrenamiento duro después de un periodo de descanso[c] , y una mayor rigidez de los músculos de la pantorrilla[d], causadas por demasiado entrenamiento y demasiado poco estiramiento. También pueden ser debidos a problemas con las zapatillas (6)

Los triatletas que tienen antecedentes deportivos en natación (aunque no sólo ellos) normalmente tienden a tener un  débil abductor de cadera (glúteo medio)[e] . Al fatigarlo, durante y después del segmento en bicicleta, suelen ser propensos a incrementar la abducción del muslo y la rotación interna en media distancia, lo que aumenta el vector valgo de la rodilla.

Partiendo de la base de que la  acción del glúteo es la de aplicar la fuerza, mientras son los isquiotibiales los que la dirigen(7, 8) , la debilidad o fatiga en el primero podrían modificar el recorrido del pedaleo o en la técnica de carrera y aumentar riesgo de lesión.

Biomecánica

Este problema  se manifiesta en el timing de activación del glúteo, fuerza de abducción de la cadera y fuerza lateral del tronco(9) . Este tipo de descompensaciones podrían venir determinadas, o generar un síndrome cruzado inferior (10) reforzado por los volúmenes y posiciones durante el entrenamiento en las diferentes disciplinas.

Tanto es así, que los triatletas con antecedentes en ciclismo tienden a utilizar demasiado los  muslos en flexores de cadera, tensor fascia lata y banda iliotibial (ITB) (4, 5, 11), valgo de rodillas(11) y síndrome cruzado inferior con su respectiva compensación superior (10) . Esto unido a posibles debilidades en el control del tronco, puede  potenciar  el riesgo de lesión de rodilla (lateral),  máxime en mujeres (12,13)

Esto se puede agravar si incluimos  problemas adicionales por las posiciones  de las extremidades inferiores en las bicicletas por rotaciones internas de tibia, colocación de calas(14), por variaciones del ángulo Q y variaciones en la flexión plantear-inversión del tobillo(15).

Como la carrera incrementa la tensión de la ITB y disminuye el espacio lateral sobre el epicóndilo del fémur, especialmente durante el contacto del pie, cuando la máxima deceleración absorbe las fuerzas de reacción del piso(15) , el momento más delicado lo encontramos durante la transición bicicleta-carrera (Migliorinno, 1997,2003 según cit autor).

En los entrenos, el alto impacto del estilo de carrera y el entrenamiento intensivo (demasiado alto demasiado pronto), puede favorecer el síndrome ITB. Aparte de ésta, entre las lesiones típicas de los corredores de media distancia se encuentran (peritendinitis y tendinopatías en  inserciones del tendón de Aquiles, tensión en tríceps sural, fascitis plantar).

kinesio-tape

En cuanto a la técnica de carrera,  con el apoyo del talón,  el glúteo mayor empieza a contraerse, siendo los músculos adductores e isquitibiales los que ayudan principalmente al primero en su función de extensor del musl (16). Esta situación reproduce o que ocurre en la bicicleta. Ante el cansancio o debilidad muscular por descompensación, se puede llegar a modificar la técnica, y producir lesiones, con el agravante de que esta disciplina se realiza después del anterior en las competiciones.

Por esta razón, es importante realiza las cargas de carrera separadas de las de bicicleta.

Algunos triatletas también suelen sufrir de bursitis del trocanter.

Añadir otro tipo de lesiones comunes en la carrera (17) , pueden ser las roturas musculares, la pérdida o descenso de flexibilidad lumbar por entrenamiento repetitivo, inflamación o bloqueo- dolor patelo femoral  en rodilla, dolor de pie por metatarsalgia  o fascitis plantar…

 En este último caso, un elevado índice corporal, una estructura en pies cavos (planos), errores en entrenamiento o planificación y/o problemas biomecánicos tales como sobrepronación, dorsiflexión limitada, alineaciones posturales incorrectas o problemas en capacidad muscular pueden producir desplomes de la bóveda plantar y problemas en la fascia (11).

Existen diferencias entre los tipos  de lesiones sufridas por los atletas durante la competición y los entrenamientos(21), encontrándose en las distancias largas mayores problemas en la parte inferior de la pierna.

Lesiones varias

Existen otro tipo de lesiones debidas a  una pobre adaptación a la carrera como los  síndromes de estrés medio-tibial, de tibial anterior, del tensor de la corva, del dolor patelo femoral, del túnel  tarsal y fracturas de estrés.

Todo ello sin despreciar en absoluto la hemólisis (18), asociada a la intensidad del ejercicio y al impacto, sobre todo en sedentarios que empiezan a hacer ejercicio, o en los inicios de temporada debidos a la mayor fragilidad mecánica y osmótica del eritrocito, produciendo un desequilibrio en el balance del ritmo de restitución del tejido hematopoyético.

Lesiones por calor

Las carreras atléticas de larga duración, triatlón, el ciclismo o la marcha en montaña llevadas a cabo en días calurosos y húmedos, aceleran la aparición de la fatiga, fundamentalmente por un problema asociado a la deshidratación (19).

Igualmente la termogénesis depende de las reservas energéticas y del oxígeno necesario para su metabolismo y se encuentra disminuida  en casos de agotamiento, de hipoxia, en traumatizados y en estados de shock (19), esto produce una desaceleración fisiológica en la que los sistemas orgánicos disminuyen su metabolismo (Ley de Van´t Hoff) (19).

Desfallecimiento

Por todo esto, tal y como plantea el autor, puede aparecer lesiones relacionadas con el calor, como deshidratación y exhaustación, hipertermia, hipotermia, hipotensión postural, que podemos ampliar con otros autores (recomendamos Blasco, 2012(20))

Conclusión y principios generales de prevención

 Sólo la correcta comprensión del sobreuso del aparato locomotor y una continua y cualificación en la asistencia médica y técnica permite  a los atletas de élite llegar a altos niveles de rendimiento.

En la misma medida, tener claros algunos aspectos, nos puede hacer tomar alternativas y decisiones en la  prevención de lesiones y  planificación en deportistas amateurs.

 

Migliorini, S. (2011). Risk factors and injury mechanism in TriathlonJournal of Human Sport & Exercise6(2).

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

(1). Friel, J. (2004). The triathlete’s training bible. VeloPress. Pag  198 y 200

(2). Ellapen TJ, S Satyendra S, Morris J, H J van Heerden, D (2013):  Common running musculoskeletal injuries among recreational half-marathon runners in KwaZulu-Natal. SAJSM Vol. 25 No. 2 2013.

(3). Fredericson M, Wolf C (2005): Iliotibial band síndrome in runners. Innovations in treatment. Sport med 2005 (5) pags 451-459

(4). Farrell K, Reisinger K, Tillman M (2002): Force and repetition in cycling: possible implications for iliotibial band friction síndrome. The Knee 10 (2003) 103–109

(5). Clarsen B, Krosshaug T,Bahr R (2010): Overuse injuries in professional road cyclist. American journal of sport medicine, 38, 2494-2501.

(6). Hawley J (2003): Carreras. Aspectos fisiológicos, bioquímicos y mecánicos. Entrenamiento. Nutrición. Consideraciones médicas. Hispano Europea. Barcelona.

(7). Lieberman D, Raichlen D, Pontzer H, Bramble D, Cutright-Smith E (2006): The human gluteus maximus and its role in running. The journal of experiments biology, 209, 2143-2155

(8). Martinez D (2013): Smart training. Módulo 1.Valoraciones de la aptitud física. En ST Solutions.

(9). Crossley K, Zhang W, Schache A, Bryant A, Cowin S (2011): Performance on the single-leg squat task indicates hip abductor musclefunction. The American Journal of SportsMedicine. Vol XX. N X

(10). Page P, Clare F, Lardner R (2010): Assessment and treatment of muscle imbalance. The Janda approach. USA.  Ed Human Kinetics. 2010

(11). García H (2013): Anatomía funcional y ejercicio correctivo. Módulo 1.Tobillo

(12). Zazulak B, Hewett T, Reeves P, Goldberg B, & Cholewicki J (2010): Deficits in Neuromuscular Control of the Trunk Predict Knee Injury Risk. The American Journal of Sports Medicine, Vol. X, No. X

(13). Abt J, Smoliga J, Brick M, Jolly J, Lepharts S  & Fu E (2007): Relationship between cycling mechanics and core stability. Journal of Strength and Conditioning Research, 2007, 21(4), 1300–1304

(14). Dinsdale N (2011): The benefits of anatomical and biomechanical screening of competitive cyclist. En Sport Ex dynamics, 2011, 48 (Abril), 17-20.

(15).García H (2013): Anatomía funcional y ejercicio correctivo. Módulo 2. Rodilla

(16). Weineck, J. (2004). Anatomía Deportiva, La (Bicolor). Editorial Paidotribo.

(17). Puleo J, Milroy P (2009): Running anatomy. Human Kinetics

(18). López Chicharro J, Fdez  Vaquero A (2006): Fisiología del ejercicio. 3ª edición. Ed Panamericana. pag 291

(19). Martínez G, Córdoba A (2001): Fisiología especial. Ed Gymnos. Madrid

(20). Blasco R (2012): Aclimatación al ejercicio físico en situaciones de estrés térmico. Archivos en Medicina del deporte.vol XXIX. nº 148.2012. Pag 612-631. En pag  626.

(21). Feddermann N, Junge A, Edouard P,Branco P, Alonso JM (2014): Injuries in 13 international athletics championship between 2007-2012.Br J. Sports Med 2014; 48: 513-522

 


[a] Entendemos que el autor plantea que, sobre la dureza de otras pruebas en las mismas condiciones, la ventaja es que el triatlón son tres disciplinas y sus respectivas transiciones, y esto facilita estudios, en lugar de hacerlo en las tres disciplinas por separado con diferentes  deportistas.

[b] Creemos que el autor considera que se utiliza diferente musculatura en cada una de las disciplinas y eso reduce el estrés sobre los mismos grupos musculares todo el tiempo.

[c] o sesiones de alta intensidad o volumen al desarrollar una planificación con diferentes picos de volúmenes según las disciplinas

[d] puede ser debido a problemas en zapatillas o un cambio repentino a zapatillas minimalistas

[e] Posiblemente por un síndrome cruzado inferior (9)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *