Los Test de Control del Entrenamiento (y II)

Consideraciones de los test

Cuando un entrenador prevé la utilización de un instrumento de evaluación, intrínsecamente asume que la información que obtendrá de su evaluación, estará soportada desde su propia concepción del instrumento a realizar en el entrenamiento. Precisamente allí en ese instante, pasamos por una “Etapa ciega” del control y la evaluación del entrenamiento, la cual yo personalmente considero, como esencial en la obtención de la información y de la aplicación del instrumento de control y evaluación.

Comúnmente, al no considerar esta “Etapa ciega” del control y la evaluación, caemos en los posibles “errores metodológicos” de la evaluación o de la aplicación de nuestro instrumento, sin conceptualizar este “error metodológico”. Desde mi punto de vista, el mismo consiste en obviar o no considerar aquellos pasos o situaciones, que están incluidos de manera indirecta o directa en nuestro instrumento de evaluación, y que rodean la propia aplicación del instrumento que vamos a poner en acción.

foto 5

En el deporte, para evaluar una acción motriz o capacidad de trabajo, se debe realizar de forma “aislada”, por ejemplo un Test para medir la Velocidad. Esta valoración viene dada a que los instrumentos de evaluación por sí mismos, no constituyen el eje fundamental del control del entrenamiento deportivo, ya que su principal herramienta no es la aplicación, sino la información que se deriva de su aplicación.

Los instrumentos de evaluación van a apoyar al entrenador y al atleta en la valoración objetiva de los programas de entrenamientos. Un principio de la evaluación y de la aplicación de los diferentes instrumentos de medición en el deporte, es, a menor prueba, más información; no se asume el concepto más pruebas, más información.

Resumiendo, los “errores metodológicos” son aquellos pasos que olvida o no considera el entrenador en un instrumento de evaluación, que pudiera sesgar la información obtenida del instrumento de control y evaluación. La recomendación hacia los entrenadores es dada, en el sentido de soportar metodológicamente los instrumentos de medición del entrenamiento deportivo.

Características de los test

La validez, objetividad, economía y similitud de los instrumentos de evaluación tienen que ser bien considerados por el entrenador. La información obtenida de los instrumentos tiene que contener “ciencia”, ciencia desde la perspectiva de la evaluación pedagógica, no ciencia desde la perspectiva del propio entrenador. La información obtenida de los instrumentos de evaluación debe ser segura y fidedigna desde la propia concepción y aplicación del instrumento de evaluación, por lo que la  precisión de la medida en el propio test, independientemente de los aspectos que se pretenden medir, se convierte en gran parte de la confiabilidad de este test hasta el momento en que se propone.

La confiabilidad de un test es la capacidad para manifestar estabilidad y consistencia en sus resultados. Un test es confiable cuando al aplicarlo dos o más veces en circunstancias similares, obtenemos resultados análogos o similares. La confiabilidad debe controlar la distorsión o variación que diversos factores que producen en el instrumento al aplicarlo.

La objetividad de la propuesta de test de control y evaluación del entrenamiento deportivo, se evidencia en que los resultados del test, como estudio longitudinal, son independientes de la aptitud o apreciación personal del entrenador deportivo, por lo que se asume que es el grado de uniformidad en que varios atletas, pueden aplicar el mismo test de control y evaluación del entrenamiento deportivo, en circunstancias estándares.

foto 2

Los resultados del test son interpretados por el entrenador y el equipo multidisciplinario sobre la norma o guía de los componentes fisiológicos del entrenamiento, para adquirir el valor real del test. Esto sin duda alguna nos lleva a la realización de escalas de medidas.

La economía de un test se ve reflejada en que no solamente se pueda realizar con la utilización de determinadas herramientas propuestas desde un inicio. Si hablamos, por ejemplo, de un Test de velocidad con mediciones de ácido láctico, aquellos entrenadores que no dispongan de esta valiosa herramienta (analizador de lactato), pueden seguir el mismo protocolo de realización del test, y concluir el análisis del mismo con los indicadores de la velocidad de nado y frecuencia cardiaca; aproximación a la pared, frecuencia de brazadas, frecuencia de patadas etc, De esta forma el test puede convertirse en una prueba que se realiza en poco tiempo, que necesita en realidad poco material para su realización, que sea fácil de manejar, y que como resultado final el entrenador puede interpretar los resultados sin muchos cálculos y con herramientas muy accesibles para él.

Un test de control y evaluación del entrenamiento deportivo se considera útil cuando analiza una capacidad de entrenamiento (por ejemplo Velocidad), y su desarrollo implica una necesidad práctica, y un legítimo interés de conocimiento fisiológico especifico de la capacidad analizada. El test puede ser realizado por aquellos atletas que hayan tenido porcentajes de cumplimiento en la preparación deportiva, por encima del 91%. Esta cifra la establecen algunos departamentos metodológicos de los países que han demostrado altos resultados deportivos de carácter internacional.

Los test en natación

En este deporte, los Test Pedagógicos utilizados, tratan de reproducir situaciones similares a las exigencias de la competición, en las diferentes etapas del proceso de entrenamiento, procurando mantener las condiciones mínimas de exactitud, confiabilidad y reproductibilidad.

Por su importancia han sido diseñados sobre la base de conceptos y protocolos amplios, y comparables fisiológicamente con el estado funcional real del atleta.

La frecuencia de este tipo de control y evaluación del entrenamiento deportivo, está en función de la planificación de la propuesta de entrenamiento por parte del entrenador responsable de los resultados deportivos de un grupo de atletas determinados con características similares.

foto 4

Cuando las planificaciones o programas de preparación, tienen en su contenido al menos tres macrociclos, como la mayoría de las propuestas utilizadas en el entrenamiento actual de la natación, es sumamente importante determinar la eficacia de estos controles por etapas. Deben realizarse al menos uno por macrociclos de entrenamiento en las planificaciones tradicionales. Esto es debido a la amplitud del programa de entrenamiento y las pocas competencias. Esta se considera, hoy en día, una de las debilidades de ese tipo de estructura metodológica en relación a las demandas actuales.

Es preciso velar por que estos controles se realicen en condiciones cada vez más idénticas y/o similares. Debemos asegurarnos, de forma individual,  que los atletas estén en perfectas condiciones de salud, y que el resultado no esté perturbado por sesiones de entrenamientos que denoten exceso de cansancio en los microciclos de entrenamientos que anteceden a la semana de realización del Test.

Los especialistas y entrenadores deben concentrar sus esfuerzos en la búsqueda del estado funcional real, o de fondo, como suele llamarse también, y no el estado deducido del entrenador hacia el atleta que como sabemos puede variar de un día a otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *