Burnout en Deportistas: Prevalencia del Síndrome a través de dos medidas

Introducción

Tradicionalmente se ha definido el burnout como un síndrome tridimensional caracterizado por agotamiento emocional, despersonalización y reducida realización personal (Maslack y Jackson, 1981, cit en Garcés1), o también un estado de agotamiento físico emocional y mental causado por estar implicado durante largos períodos de tiempo en situaciones que afectan emocionalmente1 , coincidiendo con Raedeke2. La consecuencia de estas circunstancias serían una falta de motivación, pérdida del disfrute, ausencia de apoyo social, estrés, estrategias de afrontamiento, compromiso, control percibido, presiones externas y la identidad entre otros (Cresswell y Ekland, 2005a, 2005b; Raedeke, 1997; Raedeke y Smith, 2001 y 2004, todos cit en Carlin2). Aunque otros autores 3 se centren en aspectos más relacionados con el sobreuso y sobreentrenamiento.

En todo caso el síndrome de burn out va asociado al abandono prematuro del deporte 1 por medio de un proceso conectado con el desarrollo social del joven deportista, con las relaciones sociales asociadas a la competición y con la organización social del alto rendimiento deportivo.

Este síndrome está compuesto por tres fases (Loehr, 1990, cit en Garcés1):

1.- Sentimientos de entusiasmo y energía empiezan a disminuir

2.- Faltos de esa capacidad energética va a ir padeciendo angustia y abandono coyunturales

3.- Al final se producen pérdida de confianza y autoestima, depresión, alienación y abandono. 

Desde este punto de vista, según los autores del artículo (De Francisco y cols), existen dos factores claramente implicados con la práctica deportiva:

a)     Los aspectos sociales demandados y consumidos por la población

b)     La enorme presión que los deportistas sufren, representadas en inquietudes, ilusiones, sueños, frustraciones, iras  de un conjunto amplio de seguidores.

Esto hace considerar a los deportistas como población de riesgo en cuanto a salud psicológica, por la presión mediática, aunque éste sería solo uno de los ámbitos. En el sentido que desarrollan los autores de este artículo, el burnout estaría enfocado más hacia el Alto Rendimiento Deportivo, (a partir de ahora ARD), por la presión mediática.  No obstante es nuestra preocupación el que se desarrolla en el ámbito de la enseñanza- aprendizaje partiendo de los contextos en los que se desarrolla (social-familiar, deportivo  y personal o interno).  Entendemos que el ARD está apoyado, o debería estarlo,  por un programa de psicología deportiva, mientras que en la base, sobre todo en los clubes modestos, se carece de esta clase de servicios. Esta posible pérdida de talentos deportivos se hace más problemática en una sociedad como la actual, donde en el deporte de competición hemos pasado   de un enfoque piramidal (darwinista) a uno de selección de talentos1 (biologicista) [i]. Nuestra propuesta para intentar minimizar este problema sería la prevención, y en esa línea están orientados nuestros comentarios.

Si nos centramos en valorar las consecuencias que puede ocasionar este trastorno, podemos encontrar: problemas físicos, insatisfacción con el estilo de vida, desafección por su rol deportivo, expectativas incumplidas, disminución de la diversión, problemas de concentración,  sensaciones negativas y componentes afectivos y sentimientos de aislamiento (Dosil, 2008; Garcés de los Fayos, Olmedilla y Jara, 2006; Gould, Tufffey, Udry y Loehr, 1996 cit en Garcés1).

Analizando esta propuesta en función del entorno sociocultural donde se han realizados estos estudios de carácter general,  podemos tener los siguientes datos:

Entorno Estudio Autores
Cuba El deterioro de relaciones interpersonales se presenta como variable predictora Medina, 2001;              Medina y García, 2002
Uruguay EL burnout aparece como paso previo al abandono deportivo.                                                                                                  El apoyo social podría actuar como variable predictora y disminuye riesgo padecer síndrome.Coacciones sociales aumentan riesgo padecerlo Tutte, 2009Tutte, Blasco y Cruz, 2006

Tutte y Suero, 2009

México La falta apoyo familiar es buen predictor.Cierta relación entre sufrir burnout y padecer trastorno psicopatológico Reynaga, 2008Reynaga y Pando, 2005
Colombia Síndrome asociado negativamente a motivación y autoconfianza.Deportistas con síndrome mayor cantidad pensamientos irracionales Sierra y Abellón, 208
México Autoconfianza y autoconcepto más negativo en deportistas con síndrome Percastre, 2009
Costa Rica Poder aversivo e influencia negativa de la familia por exigencias no valoradas Hernández, 2009

Toda esta parte está muy bien como diagnóstico, pero debemos pasar a la búsqueda de posibles soluciones, y en este sentido comenzaremos reflexionando sobre las teorías de logro, autodeterminación y compromiso2:

Teoría de metas de logro (Duda, 1992 cit en Carlin2): Existe un perfil de personas orientadas a la tarea, que basan sus metas en juzgar su nivel de habilidad comparándose con ellas mismas. Estas personas  se centran en la superación personal y muestran un criterio d éxito auto-referencial. Otro tipo de personas están más orientadas al ego, uy demuestran si son competentes o no comparándose con otras. Su énfasis está en superar a los demás.

Teoría de la autodeterminación (Deci y Ryan, 1985, cit en Carlin2). Existen personas motivadas para satisfacer sus necesidades básicas de autonomía, demostrar competencias detrás de su actividad de interés y experimentar una intensa sensación de relación con los demás. La satisfacción de las necesidades psicológicas básicas se relaciona negativamente con el burnout, mientras que el no cubrir estas necesidades básicas se relacionaría positivamente. Esta teoría propone que la motivación de un individuo va desde la no motivación hacia la motivación intrínseca, categorizada en un continuo.

Teoría del compromiso (Raedeke, 1997; Schmidt y Stein, 1991, cit en Carlin2). La diferencia entre los que participan en un deporte “porque deben hacerlo” y entre los “que quieren”. Los primeros están más relacionados con el burnout.

Igualmente el burnout estaría relacionado con el nivel de perfección de la tarea que propone un individuo, existiendo tres tipos de perfeccionismo (Hemmit y Felt, 1991, cit en Carlin2), relacionados todos con formas inadaptadas:

  • Autoorientado: establecimiento de metas muy elevadas
  • Orientado a los demás: expectativas sobre los demás
  • Socialmente propuesto: necesidad de cumplir con normas y expectativas previstas relacionadas con los demás.

La solución estará en realizar planteamientos por objetivos y formas de compensar esta tendencia.

Objetivo

El objetivo que los autores se plantearon para este estudio fue la prevalencia del síndrome de burnout y las posibles relaciones entre padecerlo con otras variables significativas en el ámbito del deporte (género y edad de los deportistas, nivel competitivo  y volumen de entrenamiento)

Método

De este apartado comentar dos aspectos que nos parecen de interés, que son los instrumentos utilizados:

  • Inventario de Burnout en deportistas (IBD), desarrollado en la Universidad de Murcia (Garcés de los Fayos, 1999, cit por el autor)
  • Athlete Burnout Questionnaire (ABD; Raedeke y Smith, 2001, cit por el autor) y su adaptación a la cultura española en dos vertientes (Fútbol: Arce, De Francisco, Andrade, Arce y Raedeke, 2010; y en diferentes deportes tanto individuales como colectivos: Arce, De Francisco, Andrade, Seoane y Raedeke, 2012, todos cit por el autor). Desarrollado por la Universidad de Santiago de Compostela.

Y, por otro lado el volumen de la muestra que fueron 442 deportistas con una media semanal de 7.38 horas de entrenamiento.

Resultados

Ante la prevalencia del síndrome de burnout en deportistas comentar que en la muestra estudiada, se obtuvieron los siguientes datos porcentuales:

Burnout Porcentaje (IBD-R y ABQ respectivamente)
Bajo riesgo

55.7- 55.4%

Riesgo moderado

27.8-28.7%

Alto riesgo

12.7-12.4%

Presentan el síndrome[i]

3.8-3.4%

Pensamos que son porcentajes suficientemente significativos para considerarlo como un problema que deberíamos prevenir.

Una vez valorado el porcentaje del síndrome en conjunto d la muestra, se analizaron los datos por estratos:

Variables Comentarios
Género No diferencias significativas en puntuación total.Por subescalas:

Media más alta en mujeres en agotamiento emocional.

Media más alta en hombres en  despersonalización

Edad deportistas No diferencias significativas en grupos de edades seleccionados
Volumen entrenamiento[ii] Agotamiento emocional en los grupos 1 y 3Agotamiento físico/emocional en grupos 5 y 2

Ambas variables valores medios más altos en grupo 5

Nivel competitivo No diferencias estadísticamente significativasPor subescalas:

Reducida realización personal. Media más baja en nivel  nacional/Internacional, que en nivel local/comarcal

Reducida sensación de logro. . Media más baja en nivel  nacional/Internacional, que en nivel local/comarcal y autonómico.

Discusión y conclusiones

Entre los datos más relevantes del estudio está la referencia del 4% de los deportistas que padecen burnout. Si a esto añadimos los deportistas con un alto riesgo de padecerlo, nos vamos a un 15%.

Si analizamos el paso del deporte de competición desde una perspectiva darwinista o sistema piramidal, hacia una perspectiva biologicista4, un porcentaje de este valor  se torna excesivamente alto y merece dedicar estudios a intentar rebajarlo. Por eso es tan importante la prevención de este tipo de situaciones.

Los datos de los estudios realizados apuntan hacia tres líneas de actuación en un futuro inmediato, desde el punto de vista de los autores:

  • Profundizar en la mejora de los mecanismos de evaluación que permitan cifrar de manera más segura el síndrome.
  • Mejorar los instrumentos de evaluación en el continuo evaluación –intervención
  • Una mejora en precisión en diagnóstico diferencial incidirá en una mejor actuación tanto en prevención como en intervención del síndrome.

Bajo nuestro punto de vista, el del entrenamiento, y en colaboración con  el trabajo de diagnóstico e intervención que proponen los autores, en el ámbito de la psicología, pensamos que debemos actuar en la prevención inmediatamente. De esta forma,  las líneas de desarrollo futuras  y el comienzo de la prevención irían a la par. Posteriormente se irán haciendo adaptaciones según datos de las próximas investigaciones.

Algunos datos paralelos obtenidos de los estudios realizados son los siguientes:

  • La despersonalización, o devaluación de la práctica deportiva, referidas ambas al distanciamiento emocional, es el que más padecen los deportistas (5%), confirmándose como  variable sobre la que más habría que incidir en prevención y en investigaciones posteriores. En este sentido sería la variable en la que más deberíamos poner énfasis en la prevención.
  • Las mujeres se agotan más emocionalmente, quizá porque la sobrecarga habitual en este género se incrementa con un esfuerzo evidente por el desarrollo deportivo buscado. Los hombres, por su parte, muestran mayores niveles de despersonalización. Esto evidencia que los hombres se mantienen más alejados emocionalmente de las demás personas en ámbito deportivo. Esto significaría, desde nuestro ámbito,  que debemos basar la prevención en distintos aspectos, según el género.
  • Los deportistas que más entrenan son más propensos sufrir agotamiento tanto físico como mental, desde el punto de vista del esfuerzo que tiene que realizar para intentar lograr algo que no se consigue, el éxito deportivo. Algunas veces se entrena en exceso para conseguir adaptaciones  necesarias. Habría que realizar un balance de coste físico y mental en relación a los beneficios que nos aporta esa actividad en nuestro nivel.
  • Los deportistas de nivel deportivo nacional/internacional presentan una sensación de realización personal y de logro inferior a los de menor nivel competitivo. Nuestra propuesta, en este sentido,  en los niveles inferiores y en jóvenes, para evitar el burnout de esta variable estaría en la consecución de retos deportivos personales. En este sentido hemos evolucionado desde el axioma “lo importante es participar” a “ser finisher” en un reto deportivo (finalizar un  ironman, cruzar el estrecho de Gibraltar, acabar una carrera de ultra fondo…).
  • Los autores encuentran que la edad no es relevante en estos estudios. Esto quiere decir que la prevención debe realizarse en todos los grupos de edades.  Como comentábamos al principio, queríamos centrarnos en  estas últimas variables (nivel y edad). En este sentido  simplemente aportamos una relación de diferentes ámbitos que pensamos que ayudarían en la prevención. Esta relación podría ser la siguiente:

1.- Adecuadas competiciones según edad y nivel. Plantear objetivos de logro y/o evaluación. Valorar si los objetivos están adaptados a la realidad.

2.-Sistemas de enseñanza y entrenamiento adecuados. Debemos aprender primero,  centrarnos en realizar directamente un entrenamiento con objetivos puramente fisiológicos.

3.- Introducir diferentes contenidos transversales de carácter preventivo de burnout, según los resultados de los estudios analizados.

4.-Realizar modificaciones metodológicas según el apartado de contenidos transversales propuestos.

5.-Valorar la importancia de trabajar con profesionales   en diferentes ámbitos, principalmente en la enseñanza y entrenamiento.

6.- Valorar la necesidad de incluir a medio plazo un programa de psicología deportiva en nuestro club.

7.- Analizar las fórmulas de evaluación de nuestro programa de trabajo.

8.- Analizar la comunicación y el feed back con nuestros deportistas.

De Francisco, C., Garcés de los Fayos Ruiz, E. J., & Arce, C. (2014). Burnout en deportistas: Prevalencia del síndrome a través de dos medidas. Cuadernos de Psicología del Deporte, 14(1), 29-38.

Citas bibliográficas

1.- De Los Fayos, E. J. G. (1993). Frecuencia de burnout en deportistas jóvenes: estudio exploratorio. Revista de psicologia del deporte, (4), 55.

2.- Carlin M, De los Fayos EG, De Fco C (2012): El síndrome de Burnout en deportistas. Nuevas perspectivas de investigación. Revista iberoamericana de psicología del ejercicio y deporte, (7), 1.

3.- Di Fiori JP, Benjamín HJ, Brener JS, Gregory A, Jayanthi N, Landry GL,Luke A (2014): Overuse injuries and burnout in youth sports: a position statement from the American Medical Society for sports medicine. British journal of Sports Medicine, 48 (4),287-288

4.- Sánchez Bañuelos F (1999): Bases teóricas y funcionales del ARD. Módulo 1.1.1. COES-UAM. Madrid


[i] Inclinación hacia sistemas de selección de talentos por medio de desarrollo selectivo-intensivo (Sánchez Bañuelos: 1999:56), más acordes con la sociedad actual que el sistema piramidal tradicional, basado en selección darwinista, sin perder de vista las poblaciones evolutivas-deslizantes en los talentos ya confirmados (Salmela y Reigner, 1986, cit en García Manso: 2003; 33).

[ii] Consultar subescalas en artículo

[iii] (1):  menos de 3,5 horas semanales

(2): entre 3,5 y 7,5 horas semanales

(3): entre 7,5 y 12,5 horas semanales

(4): entre 12 y 18 horas semanales

(5): + 18 horas semanales

Un pensamiento en “Burnout en Deportistas: Prevalencia del Síndrome a través de dos medidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *