Las piscinas no son para el verano (I)

No es nuestra intención realizar un artículo para intentar descubrir los beneficios-perjuicios del trabajo en agua o los trabajos que en ella se pueden realizar. Se trata más bien de intentar abrir la mente, valorar algunas ideas y conceptos  y romper algunos tópicos sobre el trabajo en este medio con el fin de intentar ampliar la visión de esta herramienta y sacarle el máximo provecho. Es por ello que nos hemos atrevido casi a parafrasear  el título de un clásico del cine:

LAS PISCINAS NO SON PARA EL VERANO.

Se suele pensar que las actividades en piscina se realizan únicamente en verano, e incluso realizamos horarios especiales para estas fechas.  Debemos ser los entrenadores y monitores los que eduquemos en este sentido y llevemos a los deportistas a las piscinas durante todo el año para que se aprovechen de sus beneficios.

En este sentido, la RFEN (1) y diversos autores (2) proponen una organización que nos ayuda a desarrollar las actividades acuáticas desde múltiples ámbitos de actuación. Estos planteamientos de trabajo son:

Utilitario: Aprendizaje básico, supervivencia en el medio

Recreativo: Promueve y ofrece actividades de tipo lúdico. Su fin último es el juego por sí mismo.

Competitivo: Formación y entrenamiento de deportistas cuyo fin último es el rendimiento en cualquiera de las especialidades desarrolladas en agua.

 Educativo: Utiliza el agua como medio para educar. Complementa la formación integral del alumno por medio del agua

Salud: Su objetivo es  mejorar los estados de salud, mantenimiento físico, reeducación funcional y poblaciones especiales (tercera edad, disminuciones físicas – psíquicas y/o sensoriales, bebés, fitness, matronatación…)

Piscinas1

El planteamiento utilitario

Con este objetivo debemos ser conscientes que cuando iniciamos una actividad, al seleccionar los contenidos, ya estamos dirigiendo hacia un planteamiento u otro a nuestros alumnos. De esta forma, por ejemplo, muchas veces  nos empeñamos en enseñar a nadar llegando rápidamente a la técnica de los estilos de competición, pasando por alto algunas etapas de aprendizajes acuáticos básicos (1), mecanizando movimientos y sin considerar siquiera que el alumnos quisiese dirigirse hacia otro tipos de planteamiento e incluso disciplinas (waterpolo, natación sincronizada…). En este sentido podríamos estar hablando de un planteamiento utilitario con fines deportivos (3), con fines educativos (4)…

Piscinas2

Esta intención final modificaría tanto los contenidos, como el tiempo de trabajo en cada uno de ellos, la duración total de la sesión, los estilos y métodos de enseñanza…

Algunas veces este mismo planteamiento se quiere acelerar tanto que en los programas de bebés ya estamos desarrollando un fin utilitario pura y exclusivamente, sin tener en cuenta que podemos abarcar un ámbito más amplio. En este sentido, la educación acuática infantil engloba todas las actividades que se desarrollan en el entorno acuático del bebé (padres, madres, educador y piscina). Los niños aprenden a conocer su propio cuerpo, a equilibrarse, desplazarse, socializarse con otros bebés y otros padres. En definitiva, desarrollar una serie de habilidades que le servirán de base para un posterior aprendizaje de la natación (y otros deportes acuáticos) (5).

Piscinas3

El planteamiento competitivo

A lo largo del tiempo, aunque estos alumnos hayan crecido, e incluso hayan decidido realizar actividades desde este ámbito, no podemos obviar que es un alumno dentro del proceso escolar, y que, como tal, debe mantener los mismos criterios y principios. Al fin y al cabo estamos hablando de una única persona, y no se puede desdoblar cuando está en el colegio y cuando se acerca a la piscina. Tenemos que pensar que es un sujeto en medio de un sistema educativo y que debemos desarrollar una visión integral del individuo. Por ello debemos contemplar los siguientes apartados, a considerar dentro del diseño de cualquier ejercicio físico en la  E F escolar (6):

a)      Desarrollo físico

b)      Desarrollo cognitivo

c)       Desarrollo social

d)     Desarrollo afectivo

 Con todo ello, debemos diseñar condiciones de práctica para favorecer la transferencia (teoría de los elementos idénticos y la teoría de la similitud y de las respuestas de procesamiento de la información basadas en las categorías de transferencia y teoría de la generalización de principios (Judd) (7). Lejos de mecanizar, debemos buscar otras alternativas como práctica aleatoria (7), aprendizajes significativos (8) y todos los elementos del proceso.

Piscinas4

 

Hemos de tener en cuenta, y en contra del tópico de la especialización temprana en la natación, que el sentido del agua (9) puede desarrollarse según diferentes variantes  dentro de las sucesivas etapas en la carrera deportiva de los nadadores (10). Este aspecto, además,  debería poder transferirse  en los cambios a otras disciplinas (triatlón, salvamento deportivo, waterpolo, natación master, etc)

Además, pese a que los deportistas pueden y deben tratar de imitar la técnica que se considera adecuada y genérica porque cumplen los principios biomecánicos, es eficiente, se adapta a los cambios reglamentarios y  a los cambios de material (11), debemos analizar experiencias, edad y características…. En este sentido hablamos de técnica y dominio del medio. Se necesita una progresión de aprendizaje para cada estilo y cada habilidad (12). Debemos pensar que los progresivos cambios antropométricos a lo largo de la vida del deportista que comienza en proceso de aprendizaje de los estilos de natación nos llevan a  ir ajustando la técnica. Sería más fácil entrenarle en la posibilidad de ir realizando diferentes cambios  los largo del tiempo que en mecanizar un estilo determinado (13).

Por otro lado, en muchas ocasiones el factor limitante del mantenimiento de la técnica es la fuerza (link blog). Desde hace mucho tiempo está claro que los nadadores deben someterse a entrenamiento de pesas en seco si quieren alcanzar el éxito (14).

Piscinas5

 

Desde este punto de vista, tanto en planteamiento competitivo como de salud, es evidente que el trabajo exclusivamente en agua no es suficiente para la consecución de los diferentes objetivos y es necesario complementarlo con el trabajo en seco. Aunque, dependiendo de los fines, en algunas ocasiones se puedan  aprovechar  las alternativas de trabajo de musculación realizadas en agua (15), en otras para alcanzar determinados ROM, aprovechar la fuerza de gravedad o simplemente trabajar determinadas fases (que es donde las van a  necesitar en ámbito de salud, p.e equilibraciones o reeducación postural funcional) se hace de interés realizarlas en tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *