Las piscinas no son para el verano (y II)

Continuamos con el artículo de opinión que comenzamos la semana pasada.

El planteamiento educativo

No podemos obviar la riqueza del medio acuático y las diferentes posibilidades que en ella se producen a la hora de enriquecer los movimientos y ganar autonomía.

El vaso de la piscina propicia acciones de entrada al agua, saltos y respiraciones; el material de inmersión provoca trabajos de apnea, respiración, conciencia de profundidad y transportes; los balones facilitan las manipulaciones y destrezas, lanzamientos, percepción espacial, coordinación óculo-manual y las recepciones; los toboganes crean situaciones de deslizamiento y equilibrio; las colchonetas trabajan los desplazamientos activos y pasivos, los deslizamientos y los equilibrios en posición cuadrúpeda y bípeda; y, finalmente, el material alternativo, en función de sus características (flotación, manipulaciones, etc),enriquecerán distintos aspectos de desarrollo motriz del niño (16). Por estas y otras muchas razones podemos decir que en el medio acuático se puede desarrollar un planteamiento educativo.

Piscinas6

 

Dentro de la línea de una búsqueda de contenidos educativos de importación en EF es fundamental destacar todas aquellas actividades que utilizan el medio acuático como soporte de planteamientos de diferente orientación, cuyo denominador común está contenido en un desarrollo integral,  que cubra en todo momento los preceptos escolares explícitos por el currículum (17).

Esto quiere decir que se puede usar el agua para educar, no sólo para enseñar técnicas competitivas y, por otro lado, en tanto que es escolar que se inicia en deporte de competición, los contenidos y el sistema de aprendizaje deberían estar acordes con el sistema educativo vigente (17).

Siguiendo la propuesta de la RFEN (2)  dentro del planteamiento utilitario existen tres etapas diferentes de trabajo:

  • Aprendizaje básico
  • Desarrollo de habilidades acuáticas básicas
  • Desarrollo de habilidades acuáticas específicas. Iniciación deportiva

Piscinas7

Con esta propuesta habría de cambiarse el tiempo de trabajo dentro de cada fase, los estilos y métodos de enseñanza y los contenidos para utilizar el agua como medio para conseguir educar, no para enseñar puramente contenidos de carácter físico-técnico.

En este sentido, las ventajas del planteamiento educativo, o del utilitario con fines educativos (3) serían:

a)     Conseguir un dominio integral del medio

b)     Facilitar continuidad en cualquier otro planteamiento (incluido el competitivo)

c)     Iniciar formación integral del alumno en todos los ámbitos (cognoscitivo, motríz y  socio-afectivo)

d)     Conseguir trabajar a medio y largo plazo

e)     Agrupar a los alumnos por edades homogéneas (2)

El planteamiento de salud

Cada vez se utiliza más este medio en aspectos de rehabilitación y salud. En esta línea se desarrollan diferentes actividades como:

Programas de recuperación (natación terapéutica, aqua-salus[1], gimnasia correctiva, disminuidos y actividades acuáticas)

Programas de promoción (gimnasia de mantenimiento, aqua-fit, aqua-gym, programas de condición física)

Programas familiares (matronatación, aa.aa para bebés) (18)

En cuanto a los primeros, tenemos que empezar diferenciando la rehabilitación de la readaptación al esfuerzo.

En la readaptación deportiva el esfuerzo en lesiones deportivas se siguen los mismos criterios que en el entrenamiento físico (actividad deportiva sistemática de larga duración, producida de forma progresiva a nivel individual, cuyo objetivo es conformar las funciones humanas, psicológicas y fisiológicas, para poder esperar las tareas más exigentes) (19). La readaptación al esfuerzo en las lesiones deportivas es específica y adaptada a las características individuales, mientras que la rehabilitación pretende reincorporar al paciente (deportista) a la sociedad, mejorar la calidad de vida y disminución de la morbilidad, actuando en los factores de riesgo para mejora de pronóstico (19).

Piscinas8

Por medio del movimiento dentro del agua se pueden conseguir resultados que refuerzan y complementan la acción de otras técnicas de reeducación. De esta manera, en la Actividad terapéutica acuática tratamos de aprovechar las cualidades específicas del medio acuático que inciden positivamente en el tratamiento de las principales deformidades de la columna vertebral (20), entre otras.

En cuanto a los programas de promoción, en caso de querer trabajar o adaptar las actividades del seco al agua, es preciso conocer las principales leyes del medio (6). Una de las grandes ventajas del medio es la resistencia tridimensional se origina cuando el cuerpo empuja el agua (21).

Estos programas  nos indican que, para determinado tipo de problemas, no sólo es importante nadar. Queda claro que el sobreuso en las técnicas de natación de competición produce igualmente descompensaciones musculares (20). Para ello debemos trabajar una serie de contenidos que podrían ser tomar conciencia del problema, respiración, equilibrio pélvico, flexibilidad, fortalecimiento y automatización (6).

En todo caso, en todas las actividades,  es preciso atender al mantenimiento de una posición neutra asegurada (22). Las técnicas de natación de competición deberían atender al mantenimiento de una serie de segmentos alineados desde el punto de vista de la salud (23), o a la compensación posterior de estos puntos con entrenamientos específicos.

 Las descompensaciones musculares se agravan ante grandes volúmenes sin control y con un grado de fatiga elevado. De acuerdo con Mc Gill (2002 y 2006) las cargas intensas y las cargas mantenidas o repetidas en exceso son los principales factores mecánicos que pueden desencadenar la aparición de lesiones en el raquis, especialmente, cuando el sistema neuromuscular no ejerce un control adecuado sobre la estabilidad de las estructuras raquídeas (Fritz y cols, 1998; Kayley cols,1995; Panjabi,1992)(22).Existen dos tipos de situaciones en que los nadadores someten al tronco a caras mecánicas potencialmente peligrosas:

  1. Cuando se adopten posiciones poco ergonómicas durante el nado (fases de aprendizaje técnico y en errores técnicos de nado). Posiciones poco ergonómicas (Movimiento ondulatorio, mariposa, braza….)
  2. Cuando los nadadores realizan entrenamiento en seco para el desarrollo de la fuerza y potencia de miembros inferiores durante ejercicios que somete a zona lumbar a carga muy elevadas, como en squat, multisaltos, pliometría, etc…) (23)
Piscinas9

Por esta razón, y por otras que pasaremos a describir, el problema se hace más evidente cuando nos empeñamos única y exclusivamente  en introducir a las personas con algún tipo de hándicap en programas de  Alta competición, o peor aún, en Alto Rendimiento Deportivo. En estos casos el primer paso debería ser buscar programas que potencien un adecuado y armónico proceso de madurez motriz en lugar de poner  éxito, exclusivamente, en reclamar acontecimientos deportivos, campeonatos y olimpiadas absolutamente fantásticas (25).En otras palabras deberíamos buscar una educación por lo físico, no educación del físico, aumentando las posibilidades  de salud. Para ello son importantes dos pilares básicos:

  • Intento de complementar las otras formas de estimulación que también potencian el desarrollo madurativo
  • Intento de complementar las diferentes técnicas de reeducación con los elementos singulares y únicos que aporta el agua como medio (26)

En otros sectores de salud, como los programas de mantenimiento físico de personas adultas y jóvenes, también se utilizan la natación con técnicas de competición para mejorar la resistencia cardiovascular y mejorar la composición corporal.

Ante la duda del gasto calórico de este deporte, comentar que se propone un gasto de más de 10 Kcal/min para el estilo de crol y de unas 17 Kcal/min para braza y espalda. Este gasto energético distribuido a lo largo de 45’ de trabajo nos lleva a un consumo total de, aproximadamente, 450Kcal/ totales, según estilo, peso y sexo (27). Otros autores, basándose en un individuo de 80 kgs proponen los siguientes:

Piscinas10

En otro tipo de actividades como Aquatic Fitness, ciertas investigaciones (Yoeger et al 1993; Sanders, 1993 y Knecht, 1992) ha encontrado reducciones significativas (hasta 2.31%) de la grasa corporal gracias a la participación en programas de agua profunda y poco profunda (28).

Napoleta y Hicks, 1977 (28), al comparar carrera en agua a la misma velocidad en agua y dependiendo de las profundidades, el desgaste energético es mayor.

Byrne et al (1996) y Hard et al, (1997), obtienen resultados similares (28), andar y correr en agua es percibido como más duros y requiere más energía que cuando se realiza en tierra.

En todo caso tener en cuenta que no se aclaran el tipo de sujetos con los que se realiza el estudio, las intensidades de trabajo, el nivel de técnica de estilos para conseguir nadar ese tiempo en esa determinada técnica, como han obtenido los datos…. Si queda claro, en todo caso, que la realización de actividades de este tipo, algún gasto energético tendrá, y que pueden ser utilizadas en alguna medida como actividades para el control de la composición corporal. No obstante sería de interés, a la hora de diseñar cualquier tipo de actividad en agua con este objetivo, tener en consideración la intensidad del trabajo (29) y las tendencias actuales con trabajos de control de peso adaptados al agua, añadidos al gasto base de estar dentro del agua (30).

Por todo esto descrito y mucho más, y volviendo al inicio…..Las piscinas no son (sólo) para el verano.

Bibliografía

(1) Gosalvez M (1998): Apuntes curso monitor natación. Madrid

(2) Moreno, J. A., Estrade, M., Rosa, A., Sánchez, L., Vicente, G., & Zomeño, T. (2001). Juegos acuáticos educativos. Barcelona: Inde.

(3) Zubiarre M (1997). La enseñanza natación con fines deportivos. 1ª jdas madrileñas natación. Madrid

(4) Martin I (1997). La enseñanza natación con fines educativos. 1ª jdas madrileñas natación. Madrid

(5) García, P. L. R. Los ejercicios físicos: partes, objetivos y análisis.

(6) Llana, S., & Pérez, P. (2007). Natación y Actividades acuáticas. Valencia: Marfil.

(7) Ruiz, L. M. (1995). Competencia motriz. Madrid: Gymnos.

(8)  Palmero, M. L. R. (2004). La teoría del aprendizaje significativo. In Proceedings of the First International Conference on Concept Mapping (Vol. 1, pp. 535-544).

(9) Rodriguez, J. (2011). La sensibilidad en el medio acuático. ISDe Sports Magazine3(9).

(10) Platonov, V. N., Torres, A., & Fessenko, S. L. (1994). Los sistemas de entrenamiento de los mejores nadadores del mundo: teoría y práctica. Paidotribo.

(11) Arellano R (2011): La técnica de nuestros nadadores internacionales puede ser modelo para el ARD. Congreso AETN. Madrid

(12) Haufler S. (2008). Mis trucos para enseñar a nadar. En http://www.aetn.es/files/art_dic08.pdf

(13) Moreno, F. J., & Ordoño, E. M. (2010). Aprendizaje motor y síndrome general de adaptación. Motricidad. European Journal of Human Movement22, 1-19.

(14) González Ravé, J. M., Juárez Santos-García, D., Clemente Suárez, V. J., Muñoz Fernández-Arroyo, V. E., Díaz-Ureña, G., Carrasco Poyatos, M., & Navarro Valdivielso, F. (2011). Análisis de la potencia máxima específica en nadadores de diferente nivel.

(15) Chornet, A. M. B., Sánchez, J. C. C., & Abella, C. P. (2003). PAM: programa acuático de musculación. In Actas del congreso [Archivo de ordenador]: Murcia, 26-28 septiembre 2003 (pp. 11-5). Vicerrectorado de Estudios y Postgrado.

(16) París, L. P. (2003). ¿ El material como camino educativo de 0 a 5 años?. InActas del congreso [Archivo de ordenador]: Murcia, 26-28 septiembre 2003 (pp. 5-34). Vicerrectorado de Estudios y Postgrado.

(17) Moreno, J. A., Murcia, J. A. M., & Sanmartín, M. G. (1998). Bases metodológicas para el aprendizaje de las actividades acuáticas educativas(Vol. 801). Inde.

(18) Lloret, M. (1996). Natación terapéutica. Indicaciones. Deporte y salud: natación y vela, 97-110.

(19) Galcerán I (2001). Curso readaptación lesiones a través del medio acuático. Tenerife

(20) Jiménez, J. (1998). Columna vertebral y medio acuático: ejercicios preventivos y terapeúticos.

(21) Huey, L., & Forster, R. (2003). Manual completo de ejercicios hidrodinámicos(Vol. 88). Editorial Paidotribo.

(22) Vera-Garcia, F. J., Brown, S. H., Gray, J. R., & McGill, S. M. (2006). Effects of different levels of torso coactivation on trunk muscular and kinematic responses to posteriorly applied sudden loads. Clinical Biomechanics21(5), 443-455.

(23) Pappas Gaines, M. (2000). Actividades acuáticas, ejercicios de tonificación, cardiovasculares y de rehabilitación. Barcelona: Paidotribo.

(24) Vera, F. J., Flores, B., & Llana, S. (2007). Entrenamiento de la zona central (Core training). S. Llana y P. Pérez, Natación y actividades acuáticas. Alcoy: Marfil.

(25) Vazquez J (2003). Deporte para disminuidos físicos, psíquicos y sensoriales. En master psicología deportiva. Madrid

(26) Vazquez J (2001). Natación adaptada para discapacitados psíquicos y sensoriales. En Master AA.AA. Valencia

(27) Cabello, A. (1997). Natación para adultos. Madrid: Ed. Gymnos.

(28) Sanders, M. E., & Rippee, N. E. (2001). Fitness acuático. Manual del instructor1.

(29) Keating, S. E., Machan, E. A., O’Connor, H. T., Gerofi, J. A., Sainsbury, A., Caterson, I. D., & Johnson, N. A. (2014). Continuous Exercise but Not High Intensity Interval Training Improves Fat Distribution in Overweight Adults. Journal of obesity2014.

(30) Aquatic Exercise Association. (2010). Aquatic fitness professional manual. Human Kinetics.


[1] Programa nació en 1991 y que utiliza las actividades acuáticas como recurso terapéutico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *