OPERACIÓN [INSERTE AQUÍ SU OBJETIVO]

Septiembre y Octubre (o la llegada del otoño) suelen ser sinónimo de comienzos, o mejor dicho, de regresos. Empieza de nuevo el curso escolar, la universidad, la vuelta de las vacaciones; comienzan las temporadas deportivas y ¿la vuelta a la actividad física?

Es el momento de hacer balance de cómo ha ido el verano, si hemos aguantado tras la “Operación Bikini” y qué tenemos por delante para alcanzar nuevos retos y objetivos. De ahí que cada quién le puede poner el nombre a la nueva Operación que se pone en marcha.

Con este artículo intentaremos proponer algunas pautas y repasar los errores más comunes con los que nos encontramos a la hora de volver a realizar ejercicio físico.

  1. Empezar donde lo dejamos. No podemos pretender estar en el mismo nivel de forma en que nos encontrábamos antes de haberlo dejado. Si vamos a empezar con las mismas cargas de trabajo que teníamos por último, existen sólo dos finales: la lesión, o el dejarlo de nuevo. En un anterior artículo habíamos comentado una de los principios básicos del entrenamiento. El Principio de la progresión de cargas nos indica que sin aumento progresivo no hay adaptación, pero también debemos atender al Principio de la individualidad, para saber desde dónde debemos partir.
  1. Unirse al amig@. Está bien tener compañeros de entrenamiento, nos hace “comprometernos” para acudir a la cita indicada y nos hace más llevadero el día de entrenamiento. Relacionándolo con el punto anterior, si nuestra “grupeta” tiene un determinado nivel, y nosotros otro muy diferente (ya sea por exceso, o por defecto) no estaremos dando al organismo el estímulo adecuado para comenzar con esta nueva “temporada”. Aun así, pensamos que la socialización en el deporte produce innumerables ventajas. Con amigos sí, pero adaptando el entrenamiento a mis necesidades.

fitness-friends

  1. El trabajo obtiene sus frutos…con tiempo. Hemos subido 4 kilos en los últimos 3 meses y ahora queremos reducir ese mismo peso en 2 semanas…las matemáticas nos están fallando. Debemos acostumbrando a nuestro (re)nuevo estilo de vida. Los músculos, las articulaciones y el organismo en general deben adaptarse…y nuestra mente también! Si conseguimos tener paciencia y ser constantes los cambios vendrán.
  1. Ahora que no tenemos prisa ¿Hacia dónde vamos? La importancia de buscar un objetivo nos va a ayudar a dar sentido a nuestro entrenamiento. Cambiar nuestra composición corporal, conseguir levantar “X” kilos en una arrancada, correr nuestra primera carrera popular o acabar un Ironman. No importa que sea un objetivo grande o pequeño, será NUESTRO Objetivo.
  1. Ponte en manos de profesionales. Puede parecer un eslogan de cualquier empresa, pero no estamos hablando de un producto sin más, estamos hablando de nosotros. La importancia de que sea un profesional de la Actividad Física y el Deporte quién nos asesore y nos programe los entrenamientos es algo indispensable si queremos avanzar y, sobre todo, no poner en riesgo nuestra salud.
  1. Nos estamos dando vida. No estaremos descubriendo la pólvora si decimos que la actividad física mejora la calidad de vida, existen innumerables argumentos detrás de esta afirmación. Lo que intentamos expresar en este punto es que no debe ser una cuestión de “Operaciones” que comienzo y acabo a lo largo del año, sino debe ser el camino hacia un estilo de vida saludable. Maslow, en proceso del aprendizaje parte de lo que llama “incompetencia inconsciente” (No sabemos hacerlo y además no lo sabemos) y el propósito sería llegar a una “competencia inconsciente” donde hacemos lo correcto pero no tenemos que pensar que lo estamos haciendo, se ha convertido en parte de nuestra conducta.  El proceso de aprendizaje hacia una vida saludable será totalmente igual…el camino no será corto, ni fácil, pero llegará un momento en que tendremos un comportamiento que nos generará calidad de vida y felicidad, y todo ello sin darnos cuenta de que lo estamos llevando a cabo.

captura-de-pantalla-2013-12-04-a-las-14-03-03

  1. Disfruta de lo que haces. En este punto, tenemos poco más que añadir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *