Asimetrías y natación (I)

Cuando hablamos de la natación clásica en general y argumentamos  que es uno de los deportes más completos basados en la cantidad de músculos necesarios para realizar los desplazamientos, no pensamos en la disposición de esos grupos musculares utilizados.

Tal es así, que en  muchos casos, cuando nos planteamos una sesión de enseñanza, natación terapéutica o mantenimiento, nos empeñamos en las técnicas de competición como medio para conseguir los objetivos. 

En este sentido vamos a recomendar una serie de artículos realizados por el mismo grupo de autores (Sanders et al), que intentan aclarar hasta que punto las asimetrías y los desequilibrios musculares afectan al rendimiento deportivo.

En el primer artículo se intentará arrojar luz sobre  las posibles causas de las asimetrías. Posteriormente se tratará sobre cómo pueden ser identificadas y medidas, como afectan al rendimiento y qué tipo de intervenciones se podrían realizar para corregir las asimetrías Y desequilibrios.

¿CUAL ES EL ORIGEN DE LAS ASIMETRÍAS EN NATACIÓN?

Los autores (Sanders et al: 2011) comienzan  esta línea con un recorrido por los diferentes factores que pueden producir asimetrías en este deporte:

1.- Lateralidad, diferenciando las conexiones neurales de la elección del brazo dominante (que podría ser inducido por múltiples causas). Cuando lean este apartado no circunscribirse a las técnicas de nado y lado de respiración exclusivamente, pensar también en los virajes (espalda y estilos simétricos).

2.-Factores ambientales y  genéticos tempranos. Derivados del brazo de preferencia de los padres al manipular al bebé dejando más espacio para interactuar y desarrollar las conexiones neurales. También pueden venir determinadas por modificaciones óseas durante  crecimiento o posturales.

3.- Factores de desarrollo. Provenientes de dismetrías en extremidades, en hombros e incluso por giros del cuerpo según lado de preferencia de respiración durante el nado. Desde este punto de vista también podría influir la especialización temprana en técnicas de nado. Asimismo el lado de respiración seleccionado o la potenciación del mismo por feed back externo podrían influir negativamente en este apartado.

Dentro de este apartado los autores incluyen las asimetrías en tipos de fibra e inervaciones por sobreuso que vuelve a aparecer en momentos de fatiga (brazo no dominante requiere menos activación que el no dominante).

4.- Factores de lesión. Algunos tipos de lesiones pueden inducir asimetrías por diferentes vías (posturales, desequilibrios musculares, deficiencias bilaterales y limitaciones en flexibilidad). Este tipo de problemas puede influir en la capacidad de generar propulsión, de colocarse en posición de deslizamiento y en algunas capacidades fisiológicas. Ello provocaría desalineamientos corporales que aumentan la resistencia de forma. Las asimetrías funcionales y estructurales pueden incrementar la dificultad de rotaciones del cuerpo.

5.-Efectos de una lesión, que pueden afectar al aumento en  desequibrios musculares  por un menor uso de esa zona por limitaciones en ROM, fuerza aplicada…

6.-Fatiga y sobreentrenamiento. El cansancio puede provocar malos hábitos en las técnicas de nado, o potenciar los desequilibrios que habían sido compensados técnicamente.  En este apartado debemos pensar también en las proporciones de un estilo sobre otro, y en los trabajos realizados en seco, no sólo los realizados en agua.

7.- Hábitos técnicos.  Las técnicas de nado producen descompensaciones musculares en la relación de rotadores internos/externos. Este tipo de desequilibrios pueden producir modificaciones posturales  que redundarían en la potenciación de malos hábitos técnicos.

En nuestra opinión, con el fin de completar las aportaciones concretas que se han ido realizando en cursiva en el texto, proponemos una serie de reflexiones  a modo de aplicaciones prácticas a la hora de diseñar las sesiones. Por un lado potenciar el uso del principio de variabilidad de las cargas (Ruiz Pérez: 97, 98, 2002), reorientar continuamente los focos de atención durante las sesiones (Hdez: 2006), y reflexionar sobre el volumen de trabajo con materiales tradicionales que potencian las asimetrías y desequilibrios musculares. 

Sanders RH, Thow J, Fairweather M. Asymmetries in Swimming: Where Do They Come from? Journal of Swimming Research 2011; 18

Sigue en breve el siguiente artículo sobre la identificación y medición de las asimetrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *