Comentario de Artículo: Ciclismo de ultradistancia en ambiente caluroso: Sed, consumo de líquidos y balance hídrico.

Cuando estamos haciendo deporte en ambientes muy cálidos, algunas veces olvidamos la ingesta de líquidos. En otras ocasiones, sin embargo, podemos llegar a ingerir una cantidad demasiado elevada. En ambos casos las consecuencias pueden no ser positivas. Para aclarar estas ideas, recomendamos la lectura del artículo que vamos a comentar.

Las asociaciones de profesionales de la medicina deportiva recomiendan que las pérdidas de peso durante la realización de ejercicio no superen el 2% del total corporal  para no comprometer el rendimiento. Para compensar esto, recomiendan el consumo de fluídos con el sodio que se ha ido perdiendo en sudor y orina, evitando síntomas de hiponatremia[1]

En el caso de los deportes de larga duración en ambiente caluroso puede ser perjudicial no haber bebido suficiente  como haberlo hecho más de lo necesario.  El método universal más adecuado parece obvio, “bebe adecuadamente, pero no en exceso”.

Para ello, la propuesta de algunos autores es simple: “bebe sólo cuando tengas sed”, no obstante la regulación que el sistema nervioso hace de la sensación de sed siempre llega tarde, es decir que cuando sientes la sensación de sed ya es muy difícil volver a rehidratarse convenientemente durante el ejercicio. Por esta razón es muy  importante prevenir esa sensación.Bici

El propósito de esta investigación realizada por los autores fue identificar los factores clarificadores que deben ser usados por los profesionales del acondicionamiento físico para ayudar a los deportistas a beber adecuadamente, pero no en exceso, durante las competiciones [2]

Los autores recomiendan realizar un plan individualizado de ingestión de líquidos para cada deportista calculando la ratio de sudor (mm/hora) en base a los cambios en la masa corporal (en kgs) durante una simulación de la competición. Esta fórmula se puede consultar directamente en el artículo.

No obstante nosotros pensamos que sería de interés establecer diferentes cálculos aproximados para diferentes situaciones de temperatura. Debemos pensar que hay muchos más días de entrenamiento que de competiciones y que cada día nos planteamos un reto con unos objetivos que debemos cumplir y que posteriormente la recuperación de esas cargas para la siguiente sesión comienza justamente después (si no durante) del entrenamiento, y que gran parte de esa regeneración pasa por un correcto balance hídrico.

 Armstrong, L. E., Johnson, E. C., McKenzie, A. L., Ellis, L. A., & Williamson, K. H. (2014). Ultraendurance Cycling in a Hot Environment: Thirst, Fluid Consumption and Water Balance.


 

[1] Hiponatremia: Trastorno electrolítico definido como baja concentración de Sodio en sangre que modifica la permebilidad de las membranas celulares, afectando a la bomba NA-K, que puede producir letargo, apatía, náuseas y edemas que pueden llegar a producirse a nivel cortical.

[2] Y los entrenamientos, añadimos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *