Entrenamiento de rendimiento para deportistas master

Cada vez existen más deportistas mayores que quieren mantener o retomar un estilo de vida activo. Para ello, a veces por su cuenta, o a veces tomando los servicios de entrenadores personales, se aventuran en este camino, pudiendo representar una oportunidad estos últimos.

En este artículo se pretende dar una pequeña guía sobre como orientar este tipo de entrenamientos.

Al principio de sus carreras, muchos entrenadores personales, según el autor, quieren entrenar deportistas profesionales. Esto, desde nuestro punto de vista,  puede llegar a ser un problema, por búsqueda indiscriminada de rendimiento,  por quemar etapas antes de tiempo o usar herramientas para deportistas de alto nivel, por trabajar con sistemas para los que no están preparados, o por no tener en cuenta su tiempo  de ocio junto con amigos y familiares.

Los deportistas master, históricamente, eran aquellos con edades por encima de los 35 años (antigüos deportistas en el mejor de los casos, con mucho tiempo sin hacer actividad física y queriendo haber mantenido el nivel en los caso más preocupantes, intentando incluso cambiar de actividad  física sin preparación previa….).

En muchas ocasiones estos deportistas pretenden entrenar en su “atleticismo”, según vocablo usado por el autor (cit en  Gambetta),  con intención de competir en determinadas actividades para conseguir rendimiento en su categoría de edad, o simplemente de forma recreacional, o manteniendo ambiente participativo en determinados eventos deportivos.

Esta idea de utilización de la competición como herramienta motivacional se ha ido desviando con el afán de entrar en un estilo de vida más activo. Desde este punto de vista se han puesto de moda los retos o acabar determinadas pruebas como ironman, maratones en desierto, ultratrails…en los que debemos tener cuidado de no infravalorar. Para este tipo de retos hay que entrenarse seriamente, y  no tomarlo simplemente como ámbito participativo.

El autor propone el desarrollo de una serie de cualidades físicas (ejercicio cardiovascular, resistencia muscular y movilidad articular), en el sentido de la propuesta de la OMS, y hace un recorrido por la entrenabilidad de esas mismas cualidades basados en los cambios fisiológicos de la edad. Nuestra propuesta va más en  un estilo fitness o wellness (Colado, 2004; 36), añadiendo fuerza, composición corporal  y estrategias mentales, sin llegar a obsesionarse  excesivamente con performances, como iremos justificando por partes.

Recientes estudios han puesto en evidencia que sin fuerza no existe ejercicio, entendiendo la fuerza como la cualidad central de las que dependen el resto de estructuras (Leal, Martínez y Sieso, 2013). Además,  numerosos estudios han demostrado que el entrenamiento resistido aumenta la masa y fuerza musculares de personas maduras y ancianas, aportando mejoras significativas en función muscular en particular y el rendimiento motor en general (p.e caminar, subir escaleras…) (Brown y Weir, 2008,110) y, en definitiva, valerse por sí mismos.

De esta forma el mantenimiento de la masa muscular, pero especialmente de la fuerza y potencia se erigen como objetivos prioritarios en el importante valor potencial del ejercicio físico en la patogénesis (prevención), como en el propio tratamiento de la enfermedad, de la funcionalidad, salud y calidad de vida (Pedersen y Saltin, 2006)

Por otro lado, el autor también hace algunos comentarios sobre el entrenamiento cardiorrespiratorio, haciendo mención al HIIT (Entrenamiento interválico de alta intensidad),  poniendo atención en no usarlo al principio de la preparación y no para todos los deportistas. En este sentido compartimos la propuesta del autor basándonos en los riesgos- beneficios de este tipo de entrenamientos (Joyner, 2013).

Una tercera cualidad que comenta el autor es sobre el entrenamiento de la flexibilidad, desarrollada, igual que el resto de las anteriores, desde el punto de vista de los principios del entrenamiento, se referencia en la NSCA (National Strength and Conditioning Association), que a estas edades son similares a los de las personas jóvenes, poniendo especial énfasis en el principio de salud.

Para desarrollar los programas de los deportistas, el autor propone dos  premisas importantes:

  •   Evaluar las necesidades del deporte (o actividad recreacional)
  •   Realizar una evaluación del atleta

El primero debería servirnos para diferenciar objetivos directos e indirectos en cada una de las fases de la periodización (sin perder de vista el objetivo de salud)

El segundo, para valorar las condiciones del cuerpo humano en el diseño de las cargas. En este sentido proponemos, además de las diferentes cualidades necesarias,   una  valoración funcional  que nos permita identificar las posibles descompensaciones musculares  y los ROM necesarios para los movimientos del deporte, como hemos analizado en anteriores entradas referidas a natación.

En nuestra opinión, debemos partir siempre de un planteamiento teleológico que nos ayude a decidir por donde vamos, posteriormente diseñar una serie de contenidos acordes con los objetivos del planteamiento anterior y una progresión de cargas. A estas alturas tenemos una serie de herramientas que se pueden utilizar o no, en el momento adecuado (progresivamente) que nos ayuden a decidir la línea de trabajo y a conseguir los objetivos. No debemos utilizar estas herramientas comerciales para orientar el desarrollo del entrenamiento personal o del entrenamiento de deportistas. Debe ser igualmente función del entrenador personal ayudar a colocar objetivos reales y adaptados al nivel y posibilidades de entrenamiento de los deportistas.

Mc Call, P. Performance training for master Athletes IDEA Fitness ournal. Nov/dec 2013. Vol 10 issue 10, pp34 10p

REFERENCIAS  BIBLIOGRAFICAS

Colado, J. C. “Acondicionamiento físico en el medio acuático.” Barcelona: Paidotribo: Barcelona (2004).

Leal L, Martínez D, Sieso E. “Fundamentos de la mecánica del ejercicio”. Barcelona. Resistance Institute (2013).

Baechle T. Earle R. “Manual NSCA. Fundamentos del entrenamiento personal”. Madrid. Paidotribo. 2012

Pedersen BK & Saltin B. Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease. Scand J Med Sci Sports. 2006 Feb; 16 Suppl 1:3-63

Joyner M J. The real risk of high intensity interval training (HIIT) on cardiovascular disease event. VI Simposio entrenamiento de la fuerza .NCSA. Madrid. INEF. 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *